miércoles, 23 de julio de 2008

Para reflexionar


Uno de los asuntos conflictivos que invariablemente salen a relucir en nuestro trabajo, es la relación entre el editor y el ilustrador. He comentado que constituimos una relación como de pareja en la que ambos coexisitimos, nos necesitamos... pero nos desconocemos. Con los consecuentes problemas de este desconocimiento.
Creo que es importante ventilar este asunto y propiciar que los que se relacionan laboralmente con nosotros conozcan mejor nuestro trabajo. Porque hay que decir que en nombre de La ilustración se han cometido muchos fraudes.
No solo los ilustradores hemos sido defraudados, también aquellos que tienen necesidades de trabajo de ilustración han sido defraudados por pésimos ilustradores.
Para exigir un comportamiento ético de parte de nuestros empleadores, necesitamos comenzar por establecer una ética como ilustradores ¡y ser consecuente con ella, por supuesto!
Propongo unas preguntas muy sencillas para que las respondan y podamos reflexionar colectivamente.

¿Qué es un editor, en qué consiste su trabajo?

¿Qué características debe tener un buen editor?

¿Quién debería ser la persona encargada de solicitar un trabajo de ilustración y qué características debería tener?

Plantea al menos tres preceptos éticos que rigen tu trabajo

4 comentarios:

Ricardo Peláez Goycochea dijo...

Y pues creo que lo propio es q yo responda también el cuestionario.
1- El editor es el responsable de una publicación y su trabajo -segun mi experiencia- consiste en coordinar y revisar todo lo que de esa publicación se derive, (o bien delegar y supervisar el trabajo de los subordinados) desde el texto en bruto hasta el producto impreso, pasando por la corrección de estilo, el diseño, la solicitud de ilustraciones -si es que tiene- etc.
2- Para mí, un buen editor es aquel que conoce su ámbito editorial a cabalidad (científico, político, cultural, infantil, de ficción, etc) Pero también debe tener una sólida cultura general. Esto en general.
Deteniéndome en lo que a libros infantiles se refiere, diría que un buen editor debe conocer las capacidades y potencialidades de sus escritores y sus ilustradores para saber qué pedir a quién.
Además, debe tener una antena y una intuición enormes para saber descubrir potencialidades en un creador que a veces ni el propio creador conoce. Saber sacar lo mejor de cada creador ¡e identificar donde hay un autor potencial y dónde no!
3- Esto creo que es crucial porque hasta donde sé, anteriormente -y hasta la fecha en otras industrias editoriales en el extranjero- había una persona encargada de vérselas con todo lo que tuviera qué ver con la imagen de un libro: ya sea foto, ilustración o diseño.
La cuestión es que con los recortes financieros en las editoriales, creo que ese puesto ya se lo ahorran y una sola persona se hace cargo de todo, texto e imagen.
Personalmente pienso que SÍ debería haber un responsable específico para el área gráfica de la editorial, alguien que conozca de cerca el trabajo de fotógrafos, diseñadores e ilustradores.
4- NO HAY TRABAJO SIN IMPORTANCIA. Si considero que un trabajo no vale ni el dinero que espero recibir por él, prefiero no hacerlo.
INTENTAR MANTENER UNA JUSTA RELACIÓN TIEMPO INVERTIDO-DINERO RECIBIDO. Eso sí, sobre una base de calidad mínima, pues cada trabajo se convierte en una tarjeta de presentación.
NO COPIAR EL TRABAJO DE UN COLEGA. Las influencias son normales y deseables, pero uno mejor que nadie cuándo está plagiando y cuando está solo dejándose influenciar.
ESFORZARME PORQUE EL TRABAJO QUEDE COMO MEJOR SEA CAPAZ DE HACERLO EN ESE MOMENTO. Otra cosa es que uno mejore o empeore con el tiempo, pero eso es otra cosa.

Belen Garcia Monroy dijo...

Que emoción entrar a su blog, y ver que de verdad se lo están tomando enserio.

Muy útil para una principiante como yo.
Pero estaría bien que cambiaran el nombre ja ja

Octavio Jimènez dijo...

¿Qué es un editor, en qué consiste su trabajo?

Desde mi percepción ahora permeada por conflictos laborales fiscales e históricos es, un espoleado con sueldo, miserable , pero fijo, que tiene como obligación hacer la chamba de dos o tres gentes, que esta obligado a resolver(a ser eficiente, que no eficaz) en su labor de “armar” libros, no lo considero un aliado, pues sus intereses están primero con el que firma sus cheques, aunque ese alguien le explote y aislé, no estará con los ilustradores sus aliados naturales pues no los ve como eso su sino como los mineros/carboneros que le sacan el carbón de las o las minas que “encargan” explotar.
Serian aliados si solo si, se emanciparan de el que firme sus cheques

Que es un editor, una aliado potencial pero que no se reconoce como tal, ni esta dispuesto a serlo cuando se ha reconocido, salvo rarísimas excepciones, al que tiene por obligación hacerla de secretario de conflictos(como el hígado humano)de las editoriales sin rostro, ante los ilustradores y otros prestadores de servicios

¿Qué características debe tener un buen editor?
No lo se no, conozco un buen editor, quizás por que no conozco mucho del medio 5 años de andar a salto de mata en este noble oficio son nada y son mucho depende como se mire, pero respondiendo a la interrogativa primaria, un editor, tendría que ser un empleado externo, esto para no ceder tan fácilmente a las demandas de las editorial, demandas económicas que tan fácilmente trastocan el trabajo del editor en México, con esta jodidisima actitud de “Ni le brinco, ni la hago de tos con el superior, por que en cualquier rato me despiden”, ojo, no quiero sonar reaccionario, pero lo cierto es que los editores no tienen derechos, salvo los más rucos o las divas del oficio, a ganar más que su sueldo, olvídense de prestaciones u otro tipo de derechos, además del hasta ahora permanente estado de reciclaje de personal dentro de las editoriales.

Cuantas veces el editor acaba pidiendo cosas inacabables en tiempos irracionales debido a una pésima planeación que deriva en resultados defectuosos en toda la línea de producción de un libro, dejando a correctores, diseñadores e ilustradores (Aquí alcen la mano todos) hasta el final del presupuesto de tiempo y dinero, un buen editor (pidiéndole cartitas a los Reyes magos) tendría que estas conciente de las horas nalga y de sudor que implica el trabajo de TODA la línea de producción de un libro, de cada parte, desde el trabajo de escritorio, el trabajo en restirador/computadora, preprensa, acabados, distribución y venta, para así medio tener idea de lo que pide, en el tiempo que lo pide, como lo pide y como apreciar en su dimensión cada paso de esa línea de producción, y aun así esto no seria garantía de que hubiera buenos editores.
¿En los países donde el oficio de ser editor es carrera hay mejores editores, porque son mejores?
Creo que la respuesta escapa al contexto del simple oficio editorial, creo que va más, hacia la política de estado frente a la que existe la cultura o incultura del libro.

¿Quién debería ser la persona encargada de solicitar un trabajo de ilustración y qué características debería tener?
Un verdadero director de arte, editor de imagen, o algo así, alguien que trabaje con el editor general no en competencia, pero que se encargue de la parte grafica únicamente sin desvincularse del editor general, por que esto lo hace el editor general usualmente, con resultados la más desatinados y a veces desastrosos.
Salud y buena caceria
-O

Jimena Sanchez dijo...

Para que vean que me estoy poniendo al corriente con todo lo que se ha escrito en este blog, yo también trataré de responder a las encuestas.

1.¿Qué es un editor?

Un editor, en México, es (para mí) el que encargado de un proyecto editorial específico. Es el que tiene a su cargo todos los aspectos “administrativos” del proyecto. Es el vínculo común entre todas las partes involucradas en la creación de un libro (autor, ilustrador, diseñador, impresor, legal, promoción)

2 ¿Características que debe tener un editor?

Para empezar y parece absurdo tener que escribirlo, es que sea alguien que disfrute de la lectura y que lea constantemente. Debe tener una amplia cultura, no ser un erudito, pero mostrar interés por adquirir conocimiento de todas las áreas que este ofrece.
Como cualquier jefe que tiene un personal a su cargo, debe tener una comprensión básica del trabajo que desempeñan todas las personas que coordina; de lo contrario será ignorante ante las cosas que puede exigir de estos.
Por último, diría que es un cargo que requiere tener una habilidad para el trato con las personas. Debe poder manejar los diferentes temperamentos de la gente que trabaja en la industria del libro y poder mantener siempre una relación cordial y respetuosa con todos.

3 ¿Quién debería ser la persona encargada de solicitar un trabajo de ilustración y qué características debería tener?

Creo que entre el ilustrador y el editor debe haber un intermediario. No se si este debe ser el director de arte, o si el trabajo debe tener otro nombre. Esta persona debe tener un amplio conocimiento del medio. Estar al corriente con quienes son los ilustradores y cual es el trabajo que realizan.
Debe tener conocimientos técnicos acerca de la ilustración. Saber como se realizan diferentes técnicas, para comprender los tiempos de trabajo que cada una de estas implica.
Sus referencias visuales en cuanto a la ilustración deben ser lo suficientemente grandes para entender cualquier descripción que le de el editor acerca de lo que se está buscando para el proyecto y poder darle las opciones mas indicadas.
Debe tener conocimientos del diseño, arte y critica de ambos. Ya que una gran parte de su trabajo es poder explicar a un ilustrador lo que quiere en una imagen y poder solicitar correcciones.

Preceptos que rigen mi trabajo….

Cuando un cliente esta pidiendo algo que no compagina con mi estilo, trato de recomendar alguien que pueda satisfacer sus necesidades mejor que yo.

No hacer comentarios que puedan perjudicar la vida profesional de un colega. Pueden surgir enemistades entre colegas y siempre habrá situaciones en las que uno pueda chismear con sus amigos, pero hay que mantener una imagen profesional y uno debe tener cuidado de lo que dice y a quien se lo dice.

No aceptar un trabajo que se que no va a quedar bien. Ya sea por falta de tiempo o por exigir de mi parte una habilidad que no tengo.